27 may. 2008

See you someday!


Mi vecino se fue. Mi compañero de labores, vecino mío porque trabajaba a mi costado se fue de la chamba. En unos días estará partiendo a tierras muy lejanas, a trabajar cerca de algunos de sus familiares, a forjarse otro destino. En fin... cada día me entero que alguien sale del país. Antes de ayer fue Silvia, ayer fue Dayde, hoy Joan... hasta dónde más llegaremos?


Hasta hace pocos meses (bueno quizás hace un año) no se me ocurría en la cabeza partir del Perú. Claro, quién no quiere viajar de vacaciones a diversos parajes y sitios turísticos del mundo, como por ejemplo Atenas, pero nunca como una necesidad imperante para sobrevivir. Hoy lo pienso dos veces. Hoy pienso que es mejor salir si tu profesión así lo requiere y si tienes metas que no puedes alcanzar estando aquí. Mis metas son simples, conformistas, pero importantes para mí: independencia económica y vivienda.


Entonces vuelvo a pensar si en mi caso es necesario salir del país. Quizás sí, quizás no. Probablemente no; sin embargo, he visto que no es tan difícil salir del Perú (quitando el lado del dinero), por aquí y por allá hay becas que muchas personas ni se enteran, con el inglés puedes ir a países en donde no se hable el español, con el desprendimiento que te brinda el ser solter@ y sin hijos puedes irte sin remordimiento alguno a cualquier parte a trabajar o residir en otro lugar.


¿Qué me retiene en el Perú? Primero, el cochino y necesario dinero. Segundo, no tengo hijos, pero tengo un hermano menor el cual, aún cuando ya cumplió la mayoría de edad, tengo el compromiso de ayudar mientras estudie; es la labor de la hermana mayor cuando no se tiene a la madre. No viví con él y eso es un peso agregado que refuerza mi compromiso para con él. Tercero, algo de miedo. Miedo de ir a un lugar donde no conoces a nadie, miedo de no acostumbrarte, miedo de salir a la calle y no encontrar ni un SUBLIME!!!.. ni una CABINA DE INTERNET!!!


El Sublime representa todo aquel alimento que encuentras en el Perú y no encuentras en ningún otro lado. Incluso las frutas, las gaseosas, las carnes, todo es diferente, quizás algunos son mejores, pero no serán iguales. La Cabina de Internet es algo que no encuentras en ningún otro lado, y si las hay son muy caras. El Internet, para mí, representa TODO (menos lo que se come) lo que necesito para seguir, de cierta forma, viva. Para mí la comunicación es y será la clave para sentirme bien. Incluso ahora, cuando trabajo, necesito andar comunicándome con alguien, necesito estar presente en un evento, comunicación o charla. Si salgo del país, cómo me comunicaré con mi familia? con mis amigos?. Es horrible el pensarlo.


¿Qué es lo que me impulsa a salir del Perú? Primero, la calidad de la educación que se brinda con algunas becas. Soy estudiante eterna, lo admito. No puedo estar sin sentirme presionada por algún trabajo intelectual que me pida un profesor. Si no hay impulso de estudio, no leo, no aprendo y si no aprendo, no soy nada. Segundo, la ilusión. La ilusión de conocer a uno de mis mejores amigos me impulsa a salir del país, dado que pienso que estaría mucho más difícil que él venga para aquí... Vaya! son casi 3 años y no se cuántos más tendré q esperar para poder ver su rostro NO a través de una foto, sino en persona. Bueno, y como él, mucha gente muy linda conmigo también están en la lista de ir a visitarlos. Eso me impulsa a salir de aquí, pero no ha sido razones solventes para darme la idea de quedarme por tierras lejanas.


La última vez que visité el pueblo de mi abuelo y mi madre, era un sitio casi fantasma, me dije a mi misma que si he de estar sola en la madurez de la vida, quería vivir allá. La idea no se ha ido, además, aún cuando es un pueblo muy chiquito y alejado encuentro mi Sublime y la Cabina de Internet.