17 ago. 2008

La regresada: 2da parte de las crónicas de un viaje en solitario

Había llegado a Pampacolca. Debía cumplir una misión... sino mi tía no se casaba!

Intentaré hacer el post mucho más resumido... pues ya no tiene tanta emoción. Luego de unos días con el abuelo, el tío V, su esposa e hijos debía regresar a Arequipa con la partida de nacimiento en mano, pero aún no legalizada. La esposa de mi tío, quien había hecho los trámites para obtener la partida, me dijo que el cura le indicó que esa partida sólo podía ser legalizada en Camaná pues la iglesia pertenecía a esa jurisdicción (algo así). De todas formas, cuando volví a la ciudad de Arequipa, fuimos al arzopbispado para intentar legalizarla, pero no se pudo.

Pues habría que embarcarse a un viaje a Camaná. Tres horas en carro y partí con todas mis cosas que llevaba a Lima, pues me habían comentado que podía tomar un bus a Lima desde allí. Llegué a mediodía y había una movilización... chesss.. demasiada gente en la plaza. Ahí mismo estaba la oficina de la Iglesia y afortunadamente me legalizaron la partida sin problemas.

Ahora a comprar pasajes, pregunté por donde andaban las agencias y me dieron la indicación... era toda una avenida llena de agencias, pero muchas de ellas sin la seguridad necesaria: Empresa Flores??... ni a balas!... era suicidio!...

Vi la empresa Cruz del Sur, no habñia muchos asientos para el turno de las 7 p.m. y al parecer no me dejaban la oportunidad de dejar mis cosas ahi. Fui a otra empresa llamada Cial, la cual no conocía más que por algún comentario de una amiga de mi prima. Pregunté cuánto estaba: 70 soles, en el horario de las 9 p.m. -¿Si compro, puedo dejar mis cosas aquí?- le pregunté. La respuesta de la señorita fue afirmativa, entonces no dudé más y compré el pasaje. Luego le pregunté dónde me dejaría el carro al llegar a Lima y llamé para decirles en casa... el novio prometido me iba a recoger.

Entonces era cerca de las 2 pm. y ya tenía hambre. Fui a la plaza y entré a un chifa: pedí un arroz chaufa con pollito salado... 9 lucas, pero valió la pena!.

Luego de eso no sabía a dónde ir... pensé que podría caminar a la playa... caminé muchísimo y no llegaba así que tomé una combi que me dejó en la playa. La verdad no sé porqué fui pues no me suele gustar la playa, además fue ridículol e inútil: tenía puesto un polo cuello alto manga corta, jeans y zapatillas... no pude ni mojarme los pies... pero comí helado.

Fue por esa época que al llegar a Lima tenía el hombro blanco y el brazo negro... El sol era muy fuerte en Camaná. Era las 5 p.m y ya estaba de vuelta en la plaza. No tuve más remedio que entrar a internet a matar el rato. Por suerte encontré a D y la pasamos bien conversando.

Cerca de las 8 p.m. me dirigí a la agencia y esperé ahí el tiempo que restaba, compré una botella de agua y unas galletas... creo que también un chocolate.. jeje

LLegó el bus, metieron mi equipaje junto al de algunas otras personas. Cuando llegué a mi asiento el de costado tampoco estaba ocupado y creí que iría sola, pero a los pocos segundos entró una mujer muy bella.

El carro ya venía con gente de la cuidad de Arequipa y apenas subimos, la terramoza nos dio la cena, la cual no me la esperaba, y que de seguro ya habían tomado los demás. Era pollo frito con papas y arroz, una mazamorrita de durazno y su gaseosa. Para ese momento era mi cena ideal! Yo estaba feliz, pues era la primera vez que me engreían así en un bus. Luego vino el café, la película y lugo a dormir.

Duermo mejor en los buses convencionales... aún no encuentro la posición exacta para sentir que estoy en cama... y por mas reclinables que sean no me siento cómoda del todo.

Al fin me tocaba mujer al costado!.. de finas curvas y bastante elegante, pues viajaba con vestido. Al despertar andábamos por el sur, pero no tan lejos de Lima. Fue en ese momento que mi racha de pasajeros masculinos volvía con fuerza... por qué?? Llamaron a mi compañera de asiento... al contestar lo noté: su voz era de hombre, muy parecida a la de Naamin Timoyco.. jaja.. era Travesti, transexual quizás, probablemente operado... no lo sé.. pero esa persona había nacido hombre!... en fin... entre ella y yo, pues más bonita era ella!

Llegamos a Lima. Aunque una hora antes nos dieron un delicioso desayuno. Para cuando llegamos me esperaba el novio prometido, cogió en brazos mi maleta y nos dirigimos a casa. El viaje había terminado.