8 ago. 2008

Los buenos se van primero

Reciclado Nº2


Da mucha rabia saber que estamos en un mundo totalmente sin control. Ese "libre albedrío" que nos distingue de los animales a veces puede ser lo mejor ... como expresiones de amor y solidaridad en los humanos, pero a veces también son muestras de los más inescrupulosos instintos... cuando te das cuenta de la capacidad de crueldad, de violencia a la que también estamos envueltos.

El día sábado 20 de mayo falleció un hombre a manos de pandilleros a dos cuadras de mi casa. El hombre nunca le hizo daño a nadie, era una persona calmada y sin vicios, le gustaban las plantas y cuidaba del parque que queda frente a mi hogar. No se cómo ocurrió el incidente. El domingo por la noche cuando llegué a casa mi prima me comentó que había fallecido un vecino y habían pedido una colaboración para los gastos de sepelio. Cuando me mencionó que el vecino era aquel que regaba las plantas... empecé a sospechar quién era, pero sentí la necesidad de corroborar lo q sospechaba. Me dirigí a su hogar y vi a varios vecinos dirigiéndose en el mismo camino. Era su casa, era él.

Me quedé frente a su hogar por espacio de varios minutos no creyendo lo q pasaba, entré y había una cola para ver su ataúd. Al entrar a su casa sólo hecha de madera vi cómo su amor por las plantas era tanta que ocupaba casi la mitad del hogar. Cuando estuve frente a él... frente a su cuerpo (cosa que nunca hice por nadie, ni por mi madre) vi sus labios blancos y varias curitas en el rostro, no me importa saber más detalles... el hecho es que ya falleció... que físicamente nuestros ojos ya no lo pueden ver y que las plantas sufrirán porque ya no habrá alguien que las cuide como él lo hacía.

No entiendo porqué me afectó el hecho, talvés sea porque me caía bien o por la manera cómo murió... es distinto cuando te dicen que alguien muere por vejez, eso es natural, o cuando muere por enfermedad... sabes al menos que así deja de sufrir... pero cuando es OTRO HUMANO el que le quitó la vida sin remordimiento alguno te da tantas ganas de ser juez, de ser un justiciero y hacerle lo mismo... 'ojo por ojo, diente por diente'... sin embargo, me volvería parte de la cadena de violencia que ya de por sí circula en nuestras mentes... y que algunos materializan con sus actos.

Saben... yo no sé a dónde se irá su alma, si existe algo más una vez que tu corazón deja de latir... pero quisiera creer que al menos se encuentra en un mejor lugar que la tierra, porque este lugar ya le hizo daño sin merecerlo... también quiero creer que él es ahora capaz de ver a personas q nosotros hemos dejado de ver, y si yo lo vuelvo a ver... no lo sé, pero fue un gusto haberlo conocido.

Hasta otra oportunidad, Sr. Luis Siniegas