18 ene. 2009

La boca: el arma sexual por excelencia


Para variar, pido disculpas por la demora del post. Espero que el escrito salga interesante para ustedes.




Me dijeron hace unas semanas que escribiera sobre el sexo oral. Yo lo considero un tema interesante, que pertenecerìa a la categoría de "pràcticas sexuales", pero acababa de postear sobre el sexo anal y me pareció que deberíar variar un poco. Entonces decidí hacer una variante al tema...

Hoy les hablaré sobre la boca como instrumento en el sexo. Y no me refiero al sexo oral nada más, sino me refiero en general lo que hacemos con ella mientras se tiene relaciones sexuales. La boca, aquí, está entendida como los labios y todo lo interior: lengua y dientes.

En primer lugar se me viene a la mente los besos en la boca. Lo que puedes provocar con un beso va más allá de los límites imaginados. Un amigo me dijo lo maravillado que estaba por los besos recibidos aquella noche. Por su expresión, por un momento pensé que había pasado algo más, pero creo que no hubiera sido necesario: extasiado ya estaba.

Luego de los besos en la boca -conocidos en la jerga como "chapes"- están los besos en general, en especial, cuando la zona que se bese sea la más sensible del cuerpo que lo recibe.

Luego de ello, pienso en el uso de la lengua. El roce de este órgano sobre la piel produce sensaciones agradables, placenteras, diferentes entre sí... diferentes en cada persona, diferentes dependiendo la zona.

Para terminar, los dientes parecen ser enemigos del placer, pero no siempre es cierto. Es verdad que para el felación si usas los dientes, pues lo único que lograrás es dañar al hombre y su miembro, pues el frenillo es una zona extremadamente delicada. No obstante, los dientes pueden usarse en otras zonas y mejor cuando es con moderación. Por ejemplo, en los pezones o en las "tetillas" del hombre, en zonas más gruesas o toscas en donde una mordida no es símbolo de dolor, en los testículos e incluso en los labios a la hora de besarse.

Ahora bien, me interesaría saber sus opiniones o las formas en que ustedes, estimados comentaristas, hacen uso de sus bocas en el sexo, ¿qué tanto placer producen y les produce?. Esperamos sus respuestas.