17 feb. 2010

Beyoncé

Martes 16 de febrero, 19:00 hrs

Justo ayer martes a mi jefe se le ocurre faltar a sus clases de Inglés. Yo quería salir a las 7:00 p.m. en punto o quizás hasta antes, pero mi jefe estaba en la oficina y no pude hacerlo. Salí casi a las 7:30 p.m.

Me iba al concierto de Beyonce, al cual pensé que no iría por temas económicos propios y además porque me pareció que fue un concierto muy caro. Casi 800 soles? A mi banda favorita la fui a ver adelante con sólo 351, así que no ameritaba gastar tanto.

Tenía una entrada a PLATEA que me costó 80 soles ayer y 25 para fin de mes gracias a las gestiones con un chico en el Twitter. Cuando ya estaba en la calle, pensé que debía ir al estadio en taxi, pero ninguno de ellos quería ir, así que me fui en dos carros (1 sol y luego 50 céntimos), al fin y al cabo quién era el telonero? Adammo... bahh.

Luego de la caminata de rigor hasta la misma explanada y darme cuenta que había pasado al frente de una cámara (así que no se si salí en El comercio en vivo, o en algún noticiero) entré al concierto y comprobé que todo era "suelo" ni una sola tribuna. Había tenido la "excelente" idea de ir con zapatos altos para ver mejor, pues 161 cm de altura no sirven cuando estás en concierto y en una de las últimas zonas.

Adammo ya cantaba y aburría. Luego de nuestras súplicas (xD) se retiraron y quedamos con el escenario vacío. Mis zapatos ya comenzaban a fastidiar. Luego de varios minutos, se encendieron las luces y un grupo de bailarines estaban alrededor de la Copa del Mundo.. y empezó a sonar la canción oficial cantada por el mismo intérprete. Estos minutos fueron los que pagaron la tercera parte de mi entrada. Era una de las fuertes razones por la que iba al concierto. Soy muy fan de los mundiales de fútbol, que quede eso en claro... y esta canción en particular me encanta!

Luego de la presentación de la Copa, el escenario volvió a quedarse a oscuras por un rato. Fue cuando mis pies ya no daban más y además empezaba a recrudecer los espasmos abdominales de aquel sábado previo a San Valentín, el cual la pasé recontral mal, con náuseas y todo.

OH mierda!.. será que entraré a una crisis de bicicleta en pleno concierto? el Disal me aguantará?... noooo tengo que controlar mi organismo y además decirle a mi mente: NO me duelen los pies!

Ya llegaba las 10 de la noche y Beyonce no salía. Yo miraba el escenario y no veía nada espectacular.. será que no hay nada de adornos, luces aquí?. Luego de un par de minutos se apagó la música de fondo y se oscureció todo, el inmenso telón se abría y todos empezábamos a gritar.... podía observarse la silueta de Beyoncé y comenzó la música.. todos fuimos en ese momento locos enamorados.

Aquí pueden apreciar el video de El Comercio, el cual muestra la aparición de Beyonce en escena:



Luego de aquella primera canción vino Naughty Girl, luego vinieron u par de canciones lentas y el Ave María, son en estas canciones en donde Beyonce podía poner a prueba ese don para cantar como diosa.

Las cosas que me gustaron del concierto además de escuchar las canciones que quería y ver a Beyonce bailar fueron:

Las entradas y salidas del escenario. Se notaba que todo era un espectáculo y había segundos, casi minutos en que se apagaban las luces mientras terminaba una canción y mientras nosotros quedábamos gritando, para que Beyonce se cambiara de ropa o entrara en escena en otro lugar.

La cámara móvil: la cámara móvil permitió grabar bastante al público y se observaba como en otros grandes conciertos, gente muy animosa, pero bastante tranquila... por momentos pensaba q era un concierto en Europa xD.

Los bailarines, músicos y cantantes, era la primera vez que estaba en un concierto con esas coristas voluptuosas que tiene una voz increible y que son soporte de cualquier intérprete. Estas cantantes tenían un timbre de voz parecido al de Beyonce, creo que por eso ayudan mucho en las canciones que requieren más baile y así Beyonce no necesita recurrir al playback. Los bailarines convertían la canción en coreografía y los músicos fueron geniales, en especial en el saxo y en el piano. POr cierto, creo que todos los músicos eran mujeres.

Los detalles visuales y videos, creo que el sentido de esta gira es mostrar por completo a Beyonce, ella quiere mencionar a través de las imágenes cómo es que llegó a este punto, por eso habían muchos pasajes personales de ella, de cuando era niña y empezaba a cantar.

La convocatoria y diversidad de asistentes. A Beyonce la fuimos a ver todos: mujeres que la adoramos por cómo es y cómo baila, hombres que querían ver el monumento con sus ojos, hombre mayores, homosexuales, niñas de todas las edades, familias completas, peruanos comunes o gringos algo albinos xD, hispanohablantes, o anglosajones. Éramos como una muestra completa de diversidad humana.


Cosas que no me gustaron tanto del concierto:

Si bien me gustaron los mixes que hizo de varias canciones, no me gustó que hubiera recortado "Sweet Dreams" esa quería escucharla completa.

La canción favorita de Beyonce era Hello, creo que muy pocos la conocíamos, creo que yo misma la había scuchado una sola vez, no pudimos seguirla mucho ahí.. no se si fue por eso, para hacernos reaccionar, que cambia el Hello por HOLA al finalizar la canción.


Otro detalle para resaltar del concierto fue que ella tuvo conexión con el público, pero sin caer en melosidad, pero sí tuvo la delicadeza de cantarles Happy Birthday a los cumpleañeros de la noche.

Luego que acabara Single Ladies, la canción himno por la que muchos fuimos, Beyonce se despedía para luego cantar una canción (no estoy segura cuál) con la imagen de Michael Jackson al fondo. Ella tiene influencia de él... "todos hemos sido tocados por la música de MJ" fue lo que me pareció que dijo. (¬¬ mi inglés no anda muy perfecto)

Beyonce finalizaba con la frase que completaba el nombre de su gira:

I AM... YOURS


Apenas terminó el concierto me preguntaba: Y ahora qué hago? los espasmos no habían pasado, el dolor de pies era terrible. Vi una tienda de primeros auxilios y me senté ahí a esperar que pase la gente. La enfermera (o paramédico) me preguntó si me sentía mal y le dije que sí, tenía dolor de estómago y le pedí agua. Al cabo de unos minutos me levanté y me fui a paso muy lento, pero sin detenerme ningún instante.

Luego venían lo de siempre, coaster hasta aviación, combi hasta La Marina, luego hasta Tomás Valle y Taxi hasta la casa. Llegué 01:30 a.m.

Si valió la pena ver a Beyonce, claro que valió, me hubiera gustado estar en zona VIP o super VIP pero ni modo. Hay que ahorrar para cuando venga U2 el próximo año :D