24 oct. 2010

Mi primera Tarjeta de Crédito

Y bueno, ya tengo una tarjeta de crédito:


Sí, mi primera tarjeta de crédito es de Metro, los supermercados Metro.

Fui directamente donde Isabel, la joven que me había abordado a la salida de la caja del Metro en dos oportunidades anteriores donde me decía que era Cliente Preferencial de Metro. Las dos veces la rechacé. 

Como se me hace un mundo negarme ante algo (y ante alguien tan amable), ayer fui a verla directamente a ella y le di mi número de DNI, donde corroboró que era cliente preferencial y le dije que quería la bendita tarjeta. Ahí justo me enteré que se llamaba Isabel, con razón me caía bien! (los nombre con I son lo máximo ^_^ )

Empezamos con el papeleo. Datos de mi, datos de contacto, datos laborales, etc. Una cosa curiosa que me llamó la atención fueron las sonrisas que me empezaron a brindar los demás: la chica que ingresaba los datos al sistema, el joven supervisor... no sé si recuerdan ese comercial que pasa una cadena de cines antes de la película en donde todos los trabajadores del cine le agradecen efusivamente al espectador... algo así me sentí yo. ¡Pero qué bien entrenada está su gente!, me dije.

Decidí tener esta tarjeta pues no tengo que pagarle mantenimiento mientras no la use. Además que la tentación de usarla se restringiría a algún electrodoméstico (para víveres, tengo el vale) aspecto que no sería lo mismo si hubiera sacado una tarjeta como las de las tiendas por departamento.

Como todo tiene un enganche, el de esta tarjeta era el seguro que te ofrecían para protegerla en caso de robo:

Isabel: Tenemos este seguro que la protege por $$$$$ en caso de robo y $$$$ en caso q hayan usado.
Yo: uhmmm
Isabel: y sólo le cuesta $1.99 al mes
Yo: Pero, cuando haga compras con la tarjeta, necesito el DNI, verdad?
Isabel: Sí
Yo: ah entonces no lo requiero por ahora... 
Isabel: (sonriendo y dándose cuenta a lo que me refería) pero... y si le roban la tarjeta y el DNI?
Yo: Igual, todavía no. 

Por más que uso una billetera, rara vez en mi vida manejo las tarjetas y documentos juntos. Es que acaso una cajera aceptaría pasar la compra con mi tarjeta de crédito y  mi DNI pero que la maneja alguien muy distinto a mi? Para tal caso, no me hubieran hecho las últimas preguntas para confirmar que era yo:

Srta (la que ingresaba mis datos): Srta Ivonne, sólo 2 últimas preguntas. 
Yo: ok
Srta: Dónde nació?
Yo: (mi respuesta)
Srta: ¿Cómo se llama su mamá?
Yo: N**** 
Srta: (momento de silencio, algo extrañada)
Yo: N****, ah pero su primer nombre es F*******
Srta: Bienvenida a Metro, srta Ivonne. 

Me dieron, además, unos cupones de descuento. No sé si los llegue a usar en este mes, pero ya puedo decir que tengo una tarjeta de crédito. 

OMG, qué he hecho! ...... je je