3 may. 2013

Todos los días son buenos para comenzar... otra vez

Es un instante de positivismo personal...

Y es que cuando no tengo mucho en qué pensar, se me vienen las preguntas existenciales: ¿Para qué estamos aquí? ¿Cuál es el sentido de la vida? y otras más...

Pero bueno, mal o bien estamos respirando. Y si no hay nada que nos ate a una cama, impidiéndonos respirar apropiadamente, comer, caminar... pues estamos bien, no?

Ahora dirás: si la vida fuera tan fácil...
Mi pregunta es ¿por qué nos la complicamos? (me incluyo, me incluyo casi todos los días)

La clave de todo, de todo el "Juego de la Vida" siempre será el orden de tus prioridades: familia, trabajo, dinero, salud, estudios, fama, etc. ¿Cuál es el orden de TUS prioridades? Nadie más las va a ordenar, solo tú. Recordar de vez en cuando que eres un ser individual (por más que tengas hijos, pareja, padres, hermanos gemelos...) es bueno, no te hace egoísta;  como dicen "si no puedes quererte a ti mismo, cómo querer a otros?". Una vez que sepas lo que quieres tú, puedes alinearlo a los objetivos de los que te rodean.

El saber identificar qué cosa  quiere uno realmente es, diría yo, casi el 50% del juego ganado.
Quizás otro día me ponga a discutir cuál es el otro 50% ... en fin

Ya para terminar y no aburrirte (jo! es que perdí la ilación del escrito cuando lo dejé por un rato) , sé que a muchos nos cambian los planes de vida de como lo imaginábamos de niños y jóvenes estudiantes. Estás aquí y no es lo que imaginabas, pero todavía podemos hacer algo, no? Quizás ya no tenga la edad para convertirme en una deportista profesional participando en una olimpiada, pero puedo ser deportista a secas.
Todavía no he perdido las esperanzas de ganar un Oscar, sin ser productora (como alguna vez lo pensé) pero quizás en cualquier otra categoría. Y todavía no pierdo la esperanza de ser la CEO de Nokia (ejem... tremenda obsesión)

El hecho es que, para mí, todos los días son buenos para comenzar... otra vez.

Y aquí vamos... Back to blog!