16 sept. 2013

Las odiosas comparaciones

Hoy, gracias a Twitter y a las interesantes personas que sigo, llegué al link de una entrevista a Mario Vargas Llosa. Me gustó la introducción del periodista, ya que más parecía una descripción de la persona (y me hizo recordar mi Blog de Descripciones Humanas), como líneas concretas de cómo es el escritor. 

Si bien no soy escritora para compararme, mientras leía el artículo no podía evitar comparar cada "indicador" o ítem de descripción conmigo misma o con el promedio. Será que Mario y yo tenemos algo en común? 

A continuación lo que haré es copiar y pegar algunas líneas del  escrito y mencionar como comentario lo que sería en mi caso...


No le gusta perder el tiempo. [en general, creo que a nadie, pero muchos lo hacemos... me incluyo]
Ni el desorden.  [genial... pero ni que vea mi cuarto!]
Ni las malas noches.  [en esto sí nos parecemos!]
Ni las interrupciones.  [esteee... bueno... qué? ... ok ok, no digo nada]
Ni la mala literatura. [MVLL nunca debe leer mi blog]
Ni nada que interfiera con su trabajo. [Me parece lógico... sería buen amigo de mi jefe]

Le aburre la frivolidad y el Kindle. [defina frivolidad. Bueno, quizás inconscientemente me atrae :( ... en el caso del kindle, no lo tengo]
No pasa horas en Internet. [He de suponer que esto es algo casi normal para un no-nativo digital, ni siquiera es parte de los inmigrantes... MVLL es un baby boomer? quizás,  está en todo su derecho de no pasar horas en internet.]
No usa el 'e-mail'. [Yo no puedo dejar de comunicarme por e-mail :( ]
No acumula correspondencia con ningún escritor. [Claro, para qué? o no?]
No ve casi televisión. [Creo que en su caso es vital, porque lo que nosotros gastamos viendo televisión, él lo invierte escribiendo novelas y libros]
No cree que se pierde de nada. [Yo sí, de alguito]
Tampoco responde cartas de lectores ni hace prólogos ni presenta libros de amigos o enemigos. [Uuuuhhh qué malo! ]
Aunque lleguen hasta su casa promociones enteras de colegio a pedírselo, tampoco apadrina eventos de graduación. [Otra vez: uhhhh qué malo]

Duerme poco y no le hace falta. [todo lo contrario para mí...]
Camina una hora por las mañanas. [Solo camino 1 hora los martes, los otros días camino a lo mucho 10-15 minutos]
Planifica el trabajo mientras se ejercita. [Nunca lo había pensado...]
Lee los periódicos todos los días, religiosamente, pero no es católico. [No leo periódicos. Soy agnóstica y en eso sí coincidimos]
Desayuna. [yo no]
Toma una ducha. [Martes, jueves, sábado y domingos]
Escribe toda la mañana con una concentración profesional. [Me concentro si estoy inspirada o si tengo que presentarlo YA!]
Dice que también se frustra, como cualquiera. Aunque no sea cualquiera. [yo sí soy cualquiera y sí me frustro... quizás más seguido que él]
Almuerza. [chócatela, Mario!]
Descansa. [Luego de comer? :( a mí me da sueño]
En la tarde corrige, relee, corrige. [ando zzzzZzZz]
Lee otros libros para descansar la cabeza. [Leo blogs, artículos de internet y si no hay mucho, pues tweets]
Termina la jornada. [calculo que su jornada acaba a las 5 o 6 pm... la mía a las 7 y sin contar la hora y media estando en el metropolitano]
Cena con su mujer y con amigos. [Voy a casa a comer algo y a pasarla con Bobby, mi perro]
Va al teatro, al cine, a la temporada de ópera. [Por eso digo que su jornada acaba temprano. El otro día pude ir al cine... a las 11:20pm!!]
Regresa a casa. [Ya ni salí, generalmente]
Antes de dormir vuelve a leer. [Lo estuve haciendo por un tiempo, ahora no]

Ahora que ya conozco un poco más la rutina del Nobel, considero que incluso para el estilo de vida de un escritor hay un cierto grado de disciplina. Nada es "bonito y fácil" pero lo importante es que durante el proceso y el resultado, te sientas satisfecho con lo que haces y creo que el escritor me gana en eso por goleada. Rescato esta frase que me dolió en lo más profundo, pero que tiene mucho de cierto: 

Creo que la gente más desgraciada, menos feliz que he conocido en la vida, en todas partes, lo era porque no hacía lo que le hubiera gustado hacer y, por el contrario, hacía lo que no le gustaba hacer.



Para que puedan leer la entrevista completa, vayan AQUÍ.

12 sept. 2013

Ivonne unplugged

Este post está escrito a manera de disculpa.

Una disculpa para cada persona que tuvo la mala suerte de salir conmigo y sin mí... al mismo tiempo.

Me explico:
Esto suele pasar solo cuando estamos de a dos. No me he percatado si me pasa con mujeres o solo con hombres. Calculo que es entre la 3era o 4ta ocasión en que se produce la salida: "Me desconecto" Me voy del mundo, de la realidad, del momento. Mi mente está en otro lado y la otra persona está hablando. Y aunque no lo parezca, entiendo lo que dice la otra persona, sé de qué está hablando, pero si luego llega el momento de la retroalimentación en la conversación simplemente puedes oir de mí monosílabos (y con las justas!)

A veces creo que durante las salidas anteriores me esforcé tanto por parecer lo más "normal" posible que llegado a ese momento me quedo sin capacidad de reacción. O quizás mi  inteligencia intrapersonal le dice a la interpersonal que se joda, que ahora necesita usar todos los servidores de mi mente. Nada más funciona hasta nuevo aviso.

Me pasó con Wijito, con algunos señoritos y con amigos. Curiosamente no me ha pasado con Aquiles, pero creo que eso se debe a que como es una persona algo egocéntrica ni se dio cuenta (y yo tampoco)

¿Qué me queda hacer? la respuesta no la tengo muy clara. Practicar mis habilidades comunicativas presenciales debo... o quién sabe, quizás unas cuantas sesiones con un psicólogo me ayude (Claro, y luego me entero que a todo mundo le pasa y soy una más del montón  ¬_¬)


Adeiu

4 sept. 2013

¿Cómo nos volvemos una oficina más 'feliz'?

Es, en líneas generales, la pregunta que debo hacerle a algunos miembros del área. Queremos (nuestro gerente y los que somos parte del Comité de Clima) motivar un poco más a las personas; el gerente tiene  una idea, pero habrá que contrastarla con lo que digan los demás...

Les estaré comentando próximamente los resultados...