9 ene. 2014

Recuento 2013: lo bueno, lo malo y lo feo

Heme aquí otra vez para contarles sobre lo que pasó el año que se nos fue hace unos días.

Pero como tengo problemas de memoria (ya les contaré en otro post), creo que resumiré al año en tres grandes grupos: lo bueno, lo malo y lo feo.


LO BUENO:

  • Continué mis estudios en la UPC, actualmente me faltan 2 cursos para cumplir los 13 y con eso (más un trabajo final) me darán el diplomado. El master saldrá cuando lleve 3 seminarios internacionales.
  • Terminé de estudiar la Diploma en Gestión de la Comunicación en la EPU de la USMP
  • Me subieron un escalón en la categoría (la línea de carrera) en la chamba. El salario también aumentó un poco. 
  • Vivo un poco más cerca a la chamba. De una hora y media a una hora. 
  • Curé todos mis dientes a inicios del año (entre 2012 y 2013) aunque ahora creo que tengo una molestia en uno de ellos. 
  • Juego tenis, miro voley y basquet
  • Me veo más seguido con mi hermano


LO MALO:

  • Estoy más cansada que de costumbre (Flojeritis?)
  • Estoy más gorda que de costumbre
  • Estoy más endeudada que de costumbre (tengo para 3 años con una financiera y 4 años con un banco, sin contar las cuentas de 2 tarjetas de crédito que, con suerte, acabarán en unos 4 meses)
  • Estoy más aburrida que de costumbre: con lo que hago y aburrida para los demás
  • Sin citas nuevas, lo cual se debe a los ítems anteriores, obviamente.


LO FEO:

  • A mi tío (y padrino) le dio como un derrame, por la presión alta. Ya no va a volver a ser como era antes. Y si bien pudo sortear a la flaca de la muerte, el hecho que ya no recuerde muchas cosas de sí, nos hace sentir tristeza.
  • Su hermano mellizo fue operado del corazón, del cual salió bien, pero tuvo complicaciones gastrointestinales y falleció. Mi padrino no sabe nada. Le mienten diciéndole que se ha ido a Chile a hacerse un tratamiento por temor que se le vuelva a subir la presión.
  • Es por ello que ahora vivo en la casa de ellos, sola, porque mi padrino vive en una casa donde hay enfermeras que lo cuidan.
  • Vivo con Bobby, el perro de esa casa y considerado como hijo por mi tío fallecido. Él también está viejo y no mentiré que le tengo pavor que al llegar a la casa un día, esté dormido sin despertar. Si se llegara a enfermar y bajar su calidad de vida, he decidido que tendré que tomar la decisión más difícil y dejarlo ir.
  • Si bien vivo en esa casa por el hecho de cuidar al perro, esa casa no es mía y todavía no han decidido qué van a hacer. Algunos familiares quieren venderla ya por temas económicos. Al final eso somos: lo que vamos a dejar en bienes a los otros, lamentablemente.


Y eso es todo. Dirías que fue un buen año?
No lo sé, porque desde que pasó los incidentes con mi tío y mi padrino, en mayo aprox, cada 1 de 3 días pienso en el tema de la muerte. No te voy a mentir. Y le temo cada vez a tener que vivir más de 60 años en esta tierra.