17 abr. 2009

El Reto Chocolatero


He decidido plantearme un Reto a mí misma:

Pasar 310 horas sin comer chocolate


Suena fácil para cualquier ser común y corriente, pero para una chica medioadicta al chocolate, el reto es enorme.

Casi no hay día en que no coma una princesa, un sublime, un vizzio, unas pícaras o un Bon a Bon, y es que a pesar del sol o del frío, siempre es bueno (para mí) comer un chocolatito:

Si es en el día, para que me de energías y ganas de hacer lo que debo hacer.
Si es por la tarde, para apaciguar mis ganas de dormirme o quitarme el aburrimiento
Si es por la noche, para darme algo más de calor, como buen aliciente para dormir

Pero, como es algo casi compulsivo, he tomado las previsiones del caso y he tenido que buscar alguno que otro paliativo.. pues como toda persona que busca salir de una adicción, se encuentra con la situación que no puede quitárselo así de golpe.

Es por eso que seguramente recurriré a alguno de mis otros vicios, pero he decido controlarlos:

* No mas de 3 tazas de café al día
* No más de 820 ml de Coca Cola a la semana (dos botellas de 410 ml xD)
* Cambiar el clásico helado JET por el Trika (sólo de crema)
* No más de 2 paquetes de Mentitas a la semana
* Buscar galletas que no tengan nada de chocolate: como principal, la soda San Jorge y probar (en tiempo de crisis o alguna cuasi-recaida) sabores nuevos... Margaritas talvés?? (puaj!)

Además de eso, aprovechar en tomar agua en tiempo de ansiedad y promover mi consumo de frutas: para eso debo pedir que me compren frutas exclusivamente para mí... pq en mi casa se devoran con alevosía y ventaja todas las frutas que compro.

¿Por qué ese número de horas?
Quería buscar algo especial y la fecha decidida ha sido el concierto de Oasis. Cada vez que tenga ganas de comer un chocolate, debo recordar que tengo que aprenderme la letra de las 7 canciones que no me las conozco del playlist que tocará la Banda este 30 de abril.

El reto se inicia hoy a las 10:00 p.m. hasta las 8:00 pm del día 30 de abril. La víctima escogida para convertirse en mi último chocolate ha sido un Sublime clásico de 1 sol.


Si he aprendido a controlarme hasta ese día, es posible que me de un gusto de comer un chocolate minutos antes del concert, pero si me siento bien no comiéndolo... será mucho mejor.

=)

¿A qué lo logro? ¿o no?