24 may. 2010

Un juguito?

Ciertamente es el siglo del Bienestar.

***
Les voy a contar sobre lo que me sucedió hace unas semanas. Y forma parte de una serie de post desde la perspectiva de una consumidora.


Y comenzó así.
Hace unas semanas me encontraba esperando en Plaza San Miguel a unas amigas de la universidad y me encontraba frente al establecimiento de Frutix, una juguería que ha apostado por traer los jugos de frutas a los establecimientos más concurridos.

Al mirar los precios de los jugos (Desde 7 soles a más ), yo me dije: "pero qué caros!" (pues estoy acostumbrada a las juguerías de mercado) y lo expresé de la misma forma por medio de la red social Twitter.

Lo que yo no supe es que iba a ser leída. Leída por por la misma empresa, o mejor dicho, por su equipo de imagen institucional. Ellos tenían una cuenta en Twitter y me respondieron:

jugueriafrutix: @ilazo lamentablemente en terminos de precios va existir discrepancias. Cual es tu opinion en cuanto a la calidad y el servicio?

Todavía no lo había probado y me hicieron una propuesta. Por ello pasamos a los DM (mensajes privados) e incluso al correo electrónico. Ahí me explicaron las razones para los precios que poseen:

La ubicación: estar presente en un stand de un centro comercial concurrido no es barato.
Calidad: comprendida debido al tratamiento que emplean. Como me mencionaron, llevan un proceso de envasado de los insumos que no permite que la fruta que consumes esté al contacto del ambiente, de los trabajadores, o de cualquier otra manipulación. Además te dan el jugo de manera sellada, podrías transportarlo sin producir ningún derrame (obviamente, con ciertos cuidados)

Su propuesta era invitarme a probar su producto. Obviamente acepté y les contaré qué me pareció:

El primer jugo que probé fue uno de piña, papaya y naranja. Ahí recordé por qué no me agrada tanto la piña, pero en líneas generales el jugo sabía bien, un toque pasadito de azúcar para mi gusto. En este aspecto, podría decir que esto sólo afecta mi gusto (soy quisquillosa con el nivel de azúcar en los jugos) y no en general. Además, el azúcar ya viene en medidas exactas.... no le vas a pedir "la mitacita del sobrecito, por favor...", verdad? Sin embargo, sí lo puedes pedir sin azúcar, o con edulcorante.

El 2do jugo que probé gracias a ellos fue uno de fresa con leche. Con ese jugo NO debía tener pierde, y así fue. Me gustó bastante, a pesar que empleen leche fresca Laive y no Gloria (jeje, ya dije que soy quisquillosa?). Lo que sí sentí, en el fondo de mi paladar... fue el sabor de la fresa congelada, por más que las propiedades de la fruta sean las mismas y no tenga manipulación alguna, la fresa sabía cómo salirse con la suya para hacerme recordar lo rica que es fresca e incluso cuando la has licuado no mucho y sientes trozos de fresa en tu jugo :)

Para el 2do jugo, me volví experta insertando la "cañita" de plástico que te brindan. La 1era vez se me chorreó parte del jugo intentando incrustarla.

Con respecto a la atención, no puedo quejarme en nada, fueron atentos en la medida justa.

Llegué a probar un tercer jugo, esta vez comprado por mí, cuyo sabor era Lúcuma con Leche; en este sabor diré, a manera de sugerencia, que reconsideren la medida de la pulpa de la lúcuma. Me pareció muy cargado y sinceramente no lo terminé.

Tengo otras sugerencias, que no van sobre el producto en sí, sino de los materiales:

Su vaso empleado es PRECIOSO, hasta me da lástima que sea descartable! (je je), pero obviamente no lo pude reutilizar por el plástico que sella y cubre el jugo.

Tienen una oportunidad de promover un poco la ecología. Así como cuidan que los insumos sean óptimos, deberían buscar la forma que los desechos de los jugos no incidan más a la contaminación. Por ejemplo, pueden diseñar paneles enseñando la forma de eliminar el recipiente (los envases tal como quedan ocupan más espacio en la basura a menos que se los aplane como se hacen con las latas)
Otra forma es simplemente ofreciendo un tacho propio para eliminar los vasos y cañitas, puesto que los clientes suelen consumir el producto ahí mismo.

Incluso (aunque me parece un poco jalado de los pelos) pueden hacer una campaña para reutilizar los envases como macetitas (sí, los niños no hacen eso con la semilla del frejol en los colegios?) ... bueno, ok, no tomen en cuenta ésta última.

Finalmente, les agradezco que me hayan hecho probar sus productos. Quizás luego me anime por esos jugos con mezclas más curiosas (tapioca, avena y no sé qué más)


(*) Usé la imagen propia de su Web, la cual la encuentran aquí