19 nov. 2010

Sobre huevos recalentados… y la búsqueda de las fuentes informativas(?)

La semana pasada se publicó por varios medios online (sólo me consta de ellos, porque los medios impresos no leo mucho) y blogs (incluso los tecnológicos) sobre una noticia E-S-C-A-L-O-F-R-I-A-N-T-E para el hombre:
Usar la laptop sobre las rodillas reduciría la calidad de su esperma.
Oh! Qué Superman los ampare!

Vamos! – ustedes dirán- pero este tipo de noticias sale sólo para llamar la atención!. Sí pues, seguramente; sin embargo lo que a mí me sorprendió es que saliera en la versión online del Diario Gestión (el diario especializado en economía del país)… entonces una piensa: “Bueno… algo de cierto debe tener…” Y es allí en donde la curiosidad del bibliotecario (ok ok, de cualquiera ¬¬) empieza a tomar fuerza:
  • Primero había que saber de dónde sacaban la noticia, cuál era la fuente original. Desagregando la noticia en Gestión, recoges varios nombres interesantes: del que hizo la investigación (Yelim Sheynkin), de dónde es ese autor (State University of New York ), dónde publicó (Fertility and Sterility).
  • No conforme con eso, requieres –sólo para comenzar- una gamma de sitios webs donde se haya replicado la noticia: un par de medios, varios posts… hasta que encuentras un blog en Inglés (probablemente uno de los primeros que publicó la nota)
  • Luego, de forma más exhaustiva, revisas si hay variaciones entre noticia y noticia, entre post y post… si todos guardan los mismos datos, la cosa parece hacerse creíble.
  • Luego, cuando ya obtuviste los datos del primer punto, entras a la Web de cada lugar: el autor tiene página personal? No, entonces alguna Red o foro donde escriba? Nada. Ok, vamos a la Web de la universidad de donde dice que es: State University of New York vamos al buscador y Oh Sorpresa! El buscador de la universidad no brinda ningún resultado sobre este autor, quizás egresado con honores de allí, o quizás no.
  • Por último, pero más importante, decides buscar SU ARTÍCULO DE INVESTIGACIÓN, el origen de todo esto. Vas a la Web de la revista Fertility and Sterility donde se indica que ha publicado y luego de 2 intentos de búsqueda, das con el artículo… publicado el 8 de noviembre (mismo día que salió en el post en Inglés y Gestión, pero en este último no lo puedes comprobar por otras razones que intentaré explicar en otro post) y así compruebas la velocidad con que se distribuye la información.



  • Pero desafortunadamente, el artículo original sólo es accesible para suscriptores ( la información oportuna tiene un valor). Luego te das cuenta (vea Ud la imagen anterior agrandada) que como primer resultado en la búsqueda aparece un artículo del 2005 con el mismo tema que causa asombro ahora… y nótese que el título del artículo original del que hablamos tiene como enfoque indicar cuáles son las formas de protección ante este tema. Es decir, sobre la Scrotal Hyperthermia ya se viene estudiando hace AÑOS (encontré un artículo con referencias de la década de los 60s y 70s), y lo referente al tema de la laptops por lo menos unos 5 años.
¿Cuál fue la conclusión de la investigación de Yelim? En la nota de Gestión se indica que la protección para los huevos recalentados es simplemente dejar de usar la laptop sobre las piernas y ponerlo sobre un escritorio. Oh qué bien, santo remedio!.
Como no pude acceder el artículo original, no puedo aseverar qué importante y novedoso pudo ser el artículo, o si el problema es reversible para los hombres… claro, se pone en riesgo la continuidad de la humanidad!!!!!... ok, esta última frase es sarcástica pero a la vez real y de cierta forma me alegro que haya cosas que nos impida reproducirnos como conejos.
Finalmente, yo llegué a otras conclusiones… llamémoslas colaterales:
  • La primera persona que decidió hacer pública esta noticia pudo ser tanto un periodista investigador (o sensacionalista?) como también pudo ser un colega de la especialidad (urólogo), con menos chance pudo ser cualquier otro profesional… pero quienquiera que haya sido, creo que tuvo a bien la ayuda de la Biblioteca y su fiel bibliotecario; pues quiénes se preocupan por estar suscritos a revistas especializadas y seguramente a pagar por ese acceso si no es la biblioteca? Todo sea por la ciencia y el conocimiento!.
  • Aprendí que la naturaleza (también llámese Dios), en su plan maestro, puso a los testículos del hombre fuera de su cuerpo para que mantengan una temperatura menor a la que poseen los órganos internos, cualquier cosa que afecte su temperatura “normal” afecta lo que contiene dentro. Lo que me lleva a otra pregunta ¿Qué acaso durante el coito y la fricción no se calienta esa zona? Quizás la temperatura no sube lo suficiente como para alterar el esperma… o quizás la naturaleza también quiere q nos reproduzcamos menos (en caso no hayas pensando en el látex*)



*Látex: preservativo. Se me viene a la mente una canción con el mismo nombre.