20 dic. 2010

Amigos Secretos en la chamba

Amigos secretos por aquí, amigos secretos por allá...











El tan famoso juego del Amigo Secreto se convierte en el preferido en las universidades y en los trabajos por estas épocas. Mientras que el intercambio de regalo es, como su propio nombre lo dice, sólo un sorteo y una fecha determinada para hacer la entrega de los regalos; el Amigo Secreto implica ciertos "engreimientos" previos que le haces a la otra persona: un dulce, un desayuno, una tarjeta, un detalle, etc.

Si bien lo común es pensar que una mujer es mucho más detallista en estas cosas, en mi 2da navidad en esta empresa me he dado cuenta que los hombres también pueden sorprenderte.

Este post intentará prepararte para lo que implica "jugar" al Amigo Secreto en tu centro de labores. Éstas son algunas de mis reglas que quizás puedas aplicar:

Regla 1: Evita el entusiasmo desmesurado
Te gusta la Navidad? Te gustan los regalos? te gusta dar regalos? Bien por ti!.... pero todos no son como tú. Lo siento, pero es así. Eso NO impide que algunos de tus compañer@s de trabajo entren al juego porque, en el fondo, a ellos les gusta compartir; sin embargo, no pueden tomarse un tiempo entre sus actividades diarias para pensar y ejecutar: "qué le daré a mi amig@ secret@ hoy?"

Regla 2: Sigue lo estipulado en el juego
Si el organizador indica que harán estos engreimientos y les da algunas ideas, hazlo. Trata como MINIMAMENTE crees que se deba tratar ... y digo mínimamente, porque si fuera completamente quizás exagerarías y volverías a romper la Regla 1. Si el periodo de tiempo antes de la fecha del intercambio no es muy larga, con sólo un buen gesto, quedas como un decente amigo secreto. Obviamente lo más importante de esta regla es que cumplas con el PRECIO BASE que se establece antes de iniciar el juego.

Regla 3: Intenta conocer a tu amig@ secreto
En estos sorteos muchas veces se incorporan los nuevos de la empresa... y ellos están perdidos en saber quién es quién. Si es tu caso, indaga por saber quién es y qué hace esa persona en la empresa. Si quieres quedar mucho mejor, puedes indagar algunos gustos para comprar y dar un regalo que realmente aprecie la otra persona. Ojo que por el hecho que no lo conozcas, no quiere decir que por eso le vas a dejar sin ningún engreimiento durante el periodo antes del intercambio.

Regla 4: Prepárate para los desastres
Sabes por qué te doy la Regla 1? NO, no es por maldad, o porque creas que no debas gozar lo bonito del juego, sino que quieras o no, sientes que hay un cierto nivel de reciprocidad en el juego. He visto algunas personas que cuando no han recibido ningún engreimiento, se emocionan (raro, no?) porque creen que su amigo secreto intentará compensarlo dando un buen regalo final. Mentira, no te engañes. Como dice la regla: PREPÁRATE PARA LOS DESASTRES... pasa y pasará que:
  • Tu amig@ secreto no puede ir al intercambio y peor... no te darán el regalo ese día porque no lo dejó encargado.
  • Tu amig@ secreto te comprará lo que más detestas: un licor cuando eres abstemio; un peluche cuando eres alérgica.
  • Tu amig@ te comprará algo que tú sabes que en el mercado cerca de tu casa lo venden a la mitad del precio estipulado.
  • Entre otros... apuesto que hay situaciones peores.


Regla 5: Te trataron mal un año? No te desquites el próximo!
La Navidad es dar... sí!, pero en el juego de los Amigos Secretos hay una conciliación entre todos de pasarlo bien, de tratarse bien, de regalar con cariño. Si te sentiste maltratad@ en alguna ocasión, simplemente no juegues el siguiente año, o siempre ten en cuenta las 4 reglas anteriores. Lo peor que puedes hacer es volver a participar y empezar a tratar como lo hicieron contigo... harás sentir mal a alguien más... y eso no es lo que se busca en Navidad.

****

Como tema aparte comentaré que este año participé otra vez en Los Amigos Secretos de la empresa. Mi amigo secreto fue uno de los gerentes comerciales; como la coordinadora en la sede donde estamos era Luchita, ella se encargó que mi amigo secreto no se olvidará de mi en los engreimientos: una caja de toffees La Ibérica y un Alfajor Havanna fue lo que recibí antes del día del intercambio. Sin embargo, el día tan esperado fue algo engorroso ya que la empresa estba dividida en 2 sedes y fue difícil juntar a todos en el mismo periodo de tiempo. Además, Luchita me mató la incertidumbre antes de tiempo dándome el regalo de mi amigo secreto porque él no podría ir... qué fue lo que me regalo? Una caja de bombones (de esos cuya marca ya ni sabes cómo pronunciar) y 2 perfumes chiquitos GUCCI. Si pues, ahora puedo decir que ya uso GUCCI ¬¬ No me puedo quejar, huelen bien (lo importante de un perfume es el olor, no tanto la marca... creo?) *Actualización al 2016: todavía tengo perfume! xD

Un compañero mío fue un muy buen amigo secreto: casi todos los días le mandaba desayuno a la chica y para el regalo me pidió ayuda para indagar lo que le gustaba. No pudimos saber exactamente lo que quería, pero nos dijeron que no le gustaba los peluches y que prefería cosas prácticas: le compró una billetera bonita y una caja de bombones Montblac (buenazos!)

Otro hombre del que me gustó su desempeño como amigo secreto fue el del Gerente Adjunto, el 2do en la empresa. Por lo que pude oír de la propia boca del afortunado que recibía su regalo, el Gerente le dio como engreimientos dulces, una taza y algo más (algo que no recuerdo pero que fue original); como las actividades de un Gerente siempre son tediosas era obvio que no iba a poder estar presente ese día, pero dejó encargado con la Asistenta Social (la organizadora) su regalo: El Sueño del Celta, el último trabajo de Mario Vargas Llosa. Hasta yo, que no he podido terminar una obra de este autor, estaría feliz con semejante regalo... es algo original y distinto al clásico pensamiento: "Si es hombre, regálale un trago."


Podría terminar el post con el cliché de que no debería importarte los regalos y blah blah... pero estaría siendo algo hipócrita porque en el fondo a mi me gustan los regalos. Pero para eso trato de simplemente creer en la recirpocidad del gesto (ojo!, no necesariamente del valor); los regalos -materiales o no- dados con cariño siempre son mejor recibidos. =)