5 jul. 2008

Cita en el Carro


Me estoy cansando de algunos posts demasiado elaborados. Hacerlos primero sobre el word, para luego colgarlos en la web... no puedo. Es que se me va la inspiración y las ideas originales de lo que quiero transmitir, o simplemente lo olvido todo. Este post es sobre algo que pasó mientras iba a casa en el bus... a ver que tanto recuerdo, porque sucedió ya hace semanas.

Estaba sentada en el carro yendo hacia la Av. La Marina, delante de la última fila de asientos y hacia la ventana. Me disponía a cerrar los ojitos apoyando mi cabeza sobre la ventana cuando una chica y un chico se sientan detrás mío...

Chica: ¿Y que me cuentas? ¿Cómo te consideras?
Chico: Pues debo decir que no soy un santo, he tenido mis cosas, pero...

(otras absurdas líneas más)
En ese momento me percaté que era la primera o segunda vez que se veían las caras... Era una cita, de esas donde estás como idiota tratando de intentar entender a la otra persona. Por el volumen de la conversación parecía que querían, en especial la chica, que se conociese los detalles de lo que hablaban. Apuesto que nunca habían sido amigos, quizás se conocieron en un chat?, por teléfono? o quizás por esos servicios "del corazón" que aparecen en los diarios. Lograron no sólo que yo les prestara atención en el bus, sino todos los demás pasajeros... había un silencio, todo para escuchar.

Chica: Y tienes mp3?
Chico: sí pero no lo he traido.. lo querías?.. quieres escuchar música?

(Bestia!!!!.. si fuese así significaría que no quiere escucharte!!)
Chica: No, no es eso.. sino que quería saber tus gustos musicales
Chico: Ah ya!.. bueno suelo escuchar un poco de salsa...
Chica: ¿y cuál es tu opinión sobre...

(Eran preguntas aburridas... luego llegó lo interesante)
Chico: Bueno, yo he tenido mis "aventuras"... pero creo en las relaciones serias
Chica: Aventuras? Cómo es eso?
Chico: Claro, he salido con chicas, alguna que otra relación pasajera.
Chica: Ah!... bueno...
Chico: Pero como te dije... Tú me interesas...

Ajá!!!... el chico, según él, pretendía convertir a la chica NO en una aventura más, sino en una relación seria. Pero, decirlo así nada más cuando apenas si la conoces es como adelantarse a las cosas. La chica no le creyó. Soltó una risita burlesca (algo me decía que él no se dio cuenta) y le empezó a hablarle y preguntarle sobre su accionar en diversas situaciones, seguramente, para poner a prueba su personalidad de "macho" o de "gatito"... jajaja

Llegaba la hora de dejar el carro. Yo bajaba en la intersección de la Av. Universitaria y la Av. La Marina. Antes de bajar me dio la curiosidad saber de dónde venían... ya habían ido a comer o caminar? Iban para la casa de ella?.

Cuando ya estaba fuera del bus, traté de verle los rostros, pero casi no pude. la silueta de la chica dibujaba una mujer delgada, quizás bonita, pero común. El chico era alto, pero por la voz yo diría que no era muy mayor, ni muy maduro.