15 feb. 2010

Quiero un loop...

Sábado 7 de febrero, 10:00 hrs.

Convencía a mi sobrino Adrián de salir conmigo ese sábado. "Vamos a la Montaña Rusa", le dije y aceptó gustoso. Antes de ir al Mall Aventura Plaza, fuimos al doctor para ver los resultados de la ecografía abdominal a la que me habìa sometido. La respuesta del doctor merecería otro post, pero no hay cuando lo escriba, así que lo resumiré en una frase:

"Ud no está enferma, no tiene tumoración alguna, no hay nada en la vesícula. Sólo tiene el hígado graso. Mide 15 cm cuando debería medir 12. Eso se cura con que ud. baje de peso. La veo en 6 meses."

Luego de aquello, salimos de la clínica hacia el Mall. A mi me hubiera gustado pasar por un Wong antes para almorzar del Buffet y pagarlo con mi vale de alimentos, pero Adrián me convenció de ir directamente al Mall. Cuando llegamos recorrimos algunas tiendas y nos dimos con la sorpresa que a las 2:00 p.m. recién abrirían los juegos.

Nos fuimos al patio de comidas y Adrián almorzó bembos... yo piqué papas, pues había desayunado bien y en general los fines de semana no me da hambre. Nos sentamos a descansar en los suaves muebles que están a la puerta del cine. Luego fuimos a jugar futbol de mesa en el Happyland. Pasamos a ver qué había en el cine y decidimos comprar para la función de 3:40 p.m. de "Hada por Accidente". Hicimos tiempo hasta que sea la hora y vimos la película.

Saliendo del cine, ya había gente en los juegos mecánicos, pero yo me empezaba a desanimar, agarré miedo al estar a punto de comprar las entradas. Adrián me forzó.

Compramos 2 boletos para la montaña rusa. Había una familia de 3 persona que también subirían: el hijo y el padre se fueron en uno de los carritos y la madre se quedó al siguiente carro. Cada carrito tiene 2 espacios, pero dependiendo de la contextura de la persona, pueden entrar 2 personas en cada espacio. Ella subió adelante y la persona que manejaba el juego nos dijo a Adrián y ami que iríamos juntos atrás.

La montaña rusa comienza con una subida para luego hacer una caída muy rápido, caída que es responsable del susto y la liberación de adrenalina de las persona. Yo le temía, pero no sabía lo que iba a sentir.

Muy al contrario de lo que sucede durante esos 2 segundos que CAES, lo que tu sientes es que estás en un completo vacío, casi como flotando. Que horrible saber que no tienes los pies sobre la tierra, que la gravedad no funciona... será que cuando suba a un avión sienta lo mismo?

Luego vienen unas curvas a toda velocidad que hacen liberar la adrenalina que llevamos dentro; sin embargo, Adrián dice que no grité. Debí estar muy "concentrada".

Luego de la montaña rusa , subimos al juego de la Araña o Spider, juego que Adrián había menospreciado por creer que no tenía nada de novedoso el "girar", pero yo ya sabía cómo era y luego me divertí escuchando los gritos de Adrián y de muchos adolescentes que giraban cerca a nosotros.

Luego de los juegos fuimos a casa. Fue un sábado divertido.