17 ene. 2011

La ruta de las decisiones "apresuradas"

Este año ha comenzado con muchas cosas interesantes.. y apenas vamos poco más de 3 semanas… qué se espera de los demás meses?

Pasaron las celebraciones de fin de año y volvimos al trabajo. Yo guardaba la esperanza de recibir una semana de vacaciones por esos días y afortunadamente, gracias al viaje de mi estimado MH, se me facilitó poder salir. Pero antes de esto, tomé la primera Decisión Apresurada del Año.

Había ido al ICPNA los primeros días de enero para averiguar lo del curso para la preparación al Toefl y la srta que me atendió en la recepción me dijo que el día anterior habían iniciado el curso, pero que si quería podía tomar el examen de clasificación y matricularme e iniciar clases en el horario correspondiente. Sólo bastó unos segundos mientras pensaba “Y qué psas si tomo el examen de clasificación” para que me encontrara en frente de la Caja y pagara el derecho al examen. Subí las escaleras y al entrar me di cuenta que no saldría del lugar sino hasta luego de media hora… Y la chamba?? .. sólo había salido a la hora de almuerzo… bueno, ya estaba dentro, ya había pagado.

La primera vez que tomé un examen de clasificación fue justamente al ingresar al ICPNA hace más de 10 años; en esa ocasión pensaba que tenía conocimientos suficientes para poder ir al Básico 2 o 3, pero nada, la profesora me hizo sentir que mis pobres conocimientos dados durante la secundaria no servían para un instituto serio. Esta vez, no quería volver a pasar por la misma decepción de fallar en el examen de clasificación. Tuve 7 errores de 35 y creo q lo permitido (según lo escuchaba mientras les corregía a los demás) que lo máximo de errores era 5. “Ah carajo, me fregué!”, pero la profesora me dijo que faltaba la entrevista y que dependía de eso para que me aprobaran tomar el curso. Entré a la oficina donde me esperaba una profesora ya algo mayor y me preguntó por qué quería hacer el curso, a qué me dedicaba, dónde trabajaba y demás. Al final escribía en un papel: “IVONNE HAS BEEN CLASSIFIED….” Se sintió como si hubiera ingresado a la universidad. Ese día me matriculo y por la noche comienzan mis clases. Decisión apresurada o no, no me arrepiento de haberlo hecho… aún cuando sacando los cálculos, se me haga mucho más difícil alcanzar el objetivo económico del año (establecido en este post)

La 2da decisión apresurada fue en las redes sociales. La lección aprendida es que no puedes regalar a diestra y siniestra “me gusta” de Facebook ¬¬ . Gracias a mi apresurado dedo en el celular, me gané un desafío que debía cumplir otra persona pero que me involucraba. Luego de esto, dudé y dudé si debía cumplir con lo acordado… pensé y repensé (jaaa.. ahí recién pienso ¬¬) pero cuando ya había dicho sí, no me podía echar para atrás.

La 3era decisión apresurada ha sido confirmar mi participación en el Básquet luego de la chamba cuando tengo q ir a estudiar. Afortunadamente, esto sólo es un día de semana y sacando cálculos, podría salir del básquet 10 minutos antes y llegar con las justas a la clase (Gracias Metropolitano?) SI decía no, no tendría mucha actividad física durante la semana y mi doctora quiere que cuando vaya, haya bajado 4 kilos!!

Otras decisiones apresuradas, pero estúpidas, han sido las 2 veces que me encontraba frente a la tienda comprando algún dulce… cómo llegaba ahí?, no recuerdo ¬¬ en serio que no lo recuerdo.

Si bien las decisiones apresuradas pueden llevarte a errores, algunas de ellas pueden ser las mejores que hayas tomado. Creo que lo importante es que ya sea apresurado o no, no deje de ser una decisión que la hayas pensado… tu cerebro podría analizar la situación en un segundo, un mes o un año.