12 nov. 2013

Proyectos Fast-Track de Clima y Cultura(?)

Hace poco más de un año, me encontraba en una comisión que tenía un propósito para el 31 de octubre: convertir la oficina de la GGO en un Circo maravilloso, con personajes inolvidables y queridos. Fueron días en los que Ileyne, Ayna, Sarita y yo nos embarcamos en la aventura de ir al Centro, hacer compras, alquilar disfraces, preparar sorpresas de dulces y muchas otras tareas más.

Al área de Comunicación Interna (que en ese tiempo veía los eventos) le pareció una buena idea celebrar el Halloween a manera de concurso por áreas, donde cada una escogía un tema y decoraba su espacio. Además, significaba tener una visita guiada de los hijos pequeños de los empleados.

Al principio, el trajín de cada una de las tareas de la GGO no permitía saber si concursaríamos o no. Por ello es que las chicas mencionadas líneas arriba y yo fuimos las encargadas de ser responsables de este "proyecto", el cual tenía cambios durante su ejecución (por eso el término "Fast-Track" en el título... o tú crees que coloco ese título por gusto?).

No hay que mentir: tenemos un gerente muy competitivo, una persona que piensa que si vas a participar, hazlo bien y anda a ganador. Por eso, tuvimos que preparar un presupuesto detallado para saber cuánta cuota cobrar a las personas y conocer cuánto gastaríamos en cada cosa.

Y a pesar del presupuesto, es poco probable que lo mantengas tal cual hasta el final, esos cambios durante la marcha hizo que nos pongamos creativos pero también tuvimos el apoyo económico para los extras que salieron al momento.

El resultado? la sensación de estar dentro de la carpa de un circo, personajes como los de Toy Story, Princesas, La Bestia,  las Monsters High, Hulk, Bob el Constructor, un par de payasos, un mago zombi y Doki   todos reunidos para alegrar a los niños.

Era parte de la evaluación del Jurado el que  hiciéramos algo durante su visita: nosotros escogimos bailar el Baile del Caballo, el cual estaba de moda y que nos tomó 2 días para aprenderlo. Lo curioso es que cuando lo explicaba una de las chicas, a los demás les costaba aprender, pero bastó que un solo ingeniero lo entendiera para que pudiera explicarle a sus colegas una forma matemática para comprender los pasos...

Luego de la visita de los niños, había una fiesta en el comedor. Fuimos los únicos que bajamos a la fiesta todavía con los disfraces puestos y que aportó para que la animadora hiciera un gran show.

Luego de la deliberación del Jurado, se optó por una decisión salomónica, la cual algunas personas no estaban de acuerdo: todos fuimos ganadores. Ya sea por la decoración, por los personajes, por el número (canto, baile) que se hizo, por la mesa decorativa, etc, etc. Todos obtuvimos premios.


Pasó un año. La administración del edificio nos castigó prohibiéndonos traer a los niños porque en ese Halloween se hizo mucho ruido... Ya para entonces, la que escribe este post, participaba de las reuniones de Clima  dentro de la empresa; la responsable (quien no es la misma persona que el año pasado y tampoco es de Comunicación Interna, sino que ahora se lo pasaron a la chica que ve también RSE) nos dijo que no podíamos hacer un Halloween como en el 2012, así que para los niños se preparó una actividad en Divercity en un día sábado; sin embargo, no quería dejar pasar la fecha sin hacer nada, por lo que ahora veríamos el tema de la Canción Criolla.

Ahora que no había niños, debía ser algo en donde nosotros podríamos compartir todos juntos. Se propuso una Feria de Postres y que sería a la vez un Concurso. Esta vez solo habría 2 categorías para ganar: Sabor del postre y decoración de la mesa.

Sarita, a la que ven de vaquerita en la imagen anterior, se le ocurrió convertir nuestra mesa en una carretilla tradicional, como las que hay en el parque de Miraflores. Nuestro postre escogido fue la Mazamorra de Cochino, o también llamada de chancaca. Debíamos probar con fotos y/o video que los mismos participantes habían preparado el postre y debían explicar la receta al jurado mientras ellos lo degustab
an.

Esta misión también fue un proyecto fast-track porque recién pudimos organizar todo el lunes 28: diseñar, cobrar, comprar, adornar, alquilar, reunirse  a cocinar entre otras cosas. Esta vez yo solo pude apoyar en las actividades de organización, cobro y algo de la decoración ya que entraba a vacaciones desde el 30 de octubre.

El día martes 29 fue trágico: empleamos la oficina de mi jefe (aprovechando su viaje) para armar la estructura en madera para la carretilla y pedimos apoyo al papá de una ingeniera. El problema fue cuando se nos ocurrió pintar los benditos palos de madera... a pesar de maximizar la ventilación, el olor del químico llegó hasta  otras áreas y un personal de mantenimiento vino a ver y le pasó la voz a la administradora, la cual me regañó por hacer eso en la oficina (nosotros habíamos pedido aprobación a nuestro gerente), ella le pasó la voz hasta el gerente general, el cual llamó a nuestro gerente (quien estaba en Trujillo) ... luego nos llamó a nosotros y nos calmó un poco... "Todo es por el concurso".

No estuve presente ese día, pero por las fotos que vi, bien podríamos haber ganado en la categoría decoración, ojalá no haya sido el incidente que sucedió con la pintura el factor determinante que nos alejara del premio. Sin embargo, el equipo encargado de la preparación de la mazamorra puso todo su empeño y consiguió el premio al sabor. La meta se logró.